Noticias & Novedades



PRIMER MANDAMIENTO DEL VERANO: HIDRÁTATE CON SANVEN

Te daré un dato: el cuerpo de un niño es agua en un 75% y, si hablamos de adultos, un 60%. Por ello es clave que en verano, incluso aunque no tengas síntomas de sed, te hidrates. Sudamos más –así que perdemos mucho agua y sales así–, las temperaturas son más altas, cualquier movimiento nos fatiga el doble… En definitiva: ¡No muevas tu (moreno) cuerpo-serrano sin un buen refresco, zumo o una ‘fresquita’ botella de agua en mano! Así, entre tú y yo, revivirás cuando sientas que Lorenzo –el sol– te lleva con él hacia un destino desconocido. Si es así… ¡Al menos estate preparado! ;-)

Lo del agua no es farol ni un ‘datito’ para que el texto quede más redondo… Es tan real como la Muralla de Ávila o la Catedral de Salamanca –que podéis visitar, por cierto, en compañía de vuestra bebida refrescante–. El agua que cobijamos –permitidme esta bonita expresión– en nuestro cuerpo tiene una función reguladora fundamental para el propio cuerpo. Y con el sudor, tan odioso con la marca que deja en las camisetas como necesario para limpiarnos, se evapora. Ahí es cuando entran en acción las altas temperaturas, el ejercicio físico… En definitiva, repito: ¡¡¡En verano hay que hidratarse continuamente!!!

Asimismo, cabe destacar que los niños y los ancianos son los más propensos a sufrir un episodio de deshidratación… tanto por sus condiciones físicas como por su ‘remoloneo’ para beber agua, así que ten en cuenta que es probable que debas incidir sobre esta cuestión en numeras ocasiones. ¡Paciencia, pequeño saltamontes, pero la ‘batalla’ merece la pena! Si ya lo dice el refrán: “Mejor prevenir que curar”. Los síntomas de una deshidratación son: mareos, sed, un fuerte dolor de cabeza, cansancio intenso… ¡Hay que detectarlo a tiempo! O mejor: ¡¡¡Prevenir en nuestra ruta turística o nuestro paseo relajante!!!

¡Bebe! Agua, zumo, come fruta... eso sí. Pero bebe mucho. Asimismo, si ya te sale el agua o la bebida refrescante por las orejas y necesitas hacerle un guiño de sabor distinto así como despertarte porque el calor te ‘aplatana’: un café frío también es buena opción.

Debes saber –y seguro que ya sabes– que en las #máquinasSanven puedes encontrar todos estos productos. Elige, disfrútalo y… ¡¡¡BEBE!!!

Hidrátate, porfi.

Compartir esta publicación